EL AGUA / Manantial de Garoé

 

EL AGUA

 

El cuerpo humano está constituida por agua en una alta proporción.

Mujer: 55 – 65% - Hombre: 65 – 75 % - Niño/a: 80%

 

El cuerpo de una persona adulta contiene entre 38 y 48 litros de agua, el 40% de la cual de haya en las células.

Esta agua del cuerpo, que se recicla casi completamente cada 15 días, es la base del transporte de nutrientes y oxigeno a las células, y también de la eliminación de los desechos y del control de la temperatura corporal. 

 

Cada día ingerimos una media de 2,2 litros de agua, incluyendo el agua contenida en los alimentos

 

LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA

 

El agua ambiental está cada vez más contaminada por desechos de origen doméstico, agrícola e industrial.

Los de origen doméstico (desechos humanos, de lavado o productos químicos de limpieza) que han experimentado un notable incremento debido al aumento de los núcleos de población cercano a los cauces tradicionales, van a parar en muchos casos a los acuíferos naturales.

 

Los residuos de origen agrícola, como purines y excrementos, abonos químicos, nitratos, herbicidas y pesticidas, así como los residuos industriales aparecen cada día más en los acuíferos naturales.

 

Las compañías de abastecimiento filtran el agua y le añaden productos químicos (por ejemplo, cloro) para desinfectarla y, así, evitar enfermedades infecciosas.

 

Por este motivo, el agua que recibimos en nuestros hogares podría llevar restos de productos químicos y residuos de la cloración, como trihalometanos, muy perjudiciales para la salud, además de sodio, calcio y otros minerales en cantidades excesivas.

 

Ya es habitual las noticias sobre contaminación en el agua de consumo.